31.10.12

Novedades, palmeras comestibles. Todo muy tropical.

Os vuelvo a escribir, tranquila y sosegada; sin ansias por hacer recetas, ni subiendo y bajando al supermercado a por almendras. Mientras le daba a las barillas ayer, para montar la crema de yema pensaba: ¿por qué tengo tanta prisa en hacer esto? Era como si quisiera hacerlo y terminar cuanto antes, para tener la satisfacción de haberlo hecho, pero obtenerla rápido. No se disfruta con tanta celeridad. Como ya os he dicho en otras ocasiones, Mr. P siempre se ríe porque dice que yo tengo mucha paz interior; pero es que hay veces en las que nos debemos obligar a tenerla. Al final lo único que conseguimos es hacer las cosas mal, por ir deprisa y de forma atolondrada.


No sé por qué el café me hace ver las cosas, desde otra perspectiva

 Esta mañana he decidido que voy a abrir una nueva sección, que se llame Cocinas inspiradoras. Yo no sé a vosotros, a mí, la cocina es el rincón que más me gusta de la casa. Es curioso, recuerdo mis clases de cultura clásica en el colegio, con aquel profesor maravilloso que nos enseñaba las raíces de las palabras latinas.

La palabra hogar (asociada a pertenencia, origen, nexo de una persona; donde volvemos, de donde salimos, es nuestra referencia) tiene su origen etimológico en Focus, que significa fuego, lumbre y se refiere a una llama que había en todas las casa, cuyo símbolo era la pureza, la vitalidad...Todo el mundo se congregaba en torno a esa llama. Con esta breve enseñanza, quiero transmitiros que podemos extrapolar este concepto de hogar (fogar, focus), como llama en torno a la cual gira la vida de una casa, a la cocina actual. La cocina es un sitio que me inspira, se vive creación, se vive disfrute y se vive relación. Por ello quiero abrir esta sección, para hablaros de las cocinas que me gustan, de los diseños, de su decoración. Algún día tendré una cocina, tal y como yo la quiero (qué cursi soy...).






ESPERO QUE OS GUSTE LA NUEVA SECCIÓN Y QUE DISFRUTÉIS DE ELLA, tanto como yo. =)

Ayer apenas comí y cené menos, con tanto probar la pasta de almendras y la crema de yema me quedé tan empalagada, que creo que yoy incapaz de volver a comer huesitos de santo. Hoy nos damos una de arena, después de la cal de ayer y voy a compartir con vosotros dos recetas sencillas y muy muy ricas.

¿Recordáis la pista?

Fuente: Pinterest. Bonita foto, ¿eh?

¿Qué es? ¿Qué vamos a hacer?


PALMERITAS DE HOJALDRE

*Ingredientes*

- Masa de hojaldre precocinada (prometo post con receta de hojaldre más adelante)
- Azúcarpor un tubo
- Mantequilla
- Opcional: mermelada de melocotón

*Labor de ingenieros...*

La receta de hoy no puede ser más sencilla; os vais a alegrar de haberla leído, porque me parece que aunque sea una tontería, las palmeritas es típico dulce siempre apetecible, ligero y que te encaja como acompañamiento a cualquier postre, para una merienda o como un snack.

First of all: precalentar el horno a 210 º C

Para empezar con la receta, en una superficie limpia, espolvoreamos gran cantidad de azúcar, sobre la que extenderemos la masa de hojaldre. Una vez extendida sobre el azúcar, hacemos lo propio por la otra cara, por la de arriba: espolvoreamos azúcar a conciencia. Esto hará que el hojaldre tome color y se queme un poquito.


Espolvoreamos azúcar por toda la masa


Para que el azúcar penetre bien en la masa, cogemos el rodillo (oh, sí, sí, el rodillo) y amasamos bien. Veréis que del calor, el azúcar medio se funde con la masa auqnue tienen que quedar granitos de azúcar, que luego se caramelizarán en el horno.


Amasamos para que el azúcar penetre bien en la masa


Ahora viene lo más laborioso del proceso. De este paso, depende la forma (profesional o no) de vuestras palmeritas. Tomáis la masa extendida y sobre ella, trazáis (visualmente) el eje central. Esto os servirá de referencia para doblar las mitades de cada lado del eje sobre sí mismas. Se os quedará la masa doblada como si fuera una puerta. Pues bien, sobre lo que sería cada una de las hojas de la puerta, volvemos a repetir el proceso y las doblamos por la mitad. Llegados a este punto, el resultado que queda es otra puerta, un poco más estrecha; entonces volvemos a repetir lo mismo: doblamos de nuevo las hojas que resultarían. Si sois observadores, que estoy segura de que así es, os habréis dado cuenta de que hemos enrollado cada mitad sobre sí mismas.


Así queda la masa finalmente



Ahora, las dos mitades que quedan se superponen una sobre otra y obtenemos un rollo de masa, largo, cuyas capas tienen forma de corazón. ¡Ahí va! Cómo las palmeritas...

¿Os imagináis cuál es el siguiente paso? Efectivamente: con un cuchillo muy afilado vamos cortando trozos, como si se tratara de una barra de pan. Cada trozo debe medir un dedo aproximadamente. Si las cortáis muy finas, se os quemarán en el horno ¡malditos!

Ya me sé la cantinela siguiente: se me ha abierto el hojaldre enrollado, se me ha estropeado la masa...bla, bla, bla. Todo, me ha pasado a mí. ¿Solución? Con las palmeritas que se me han desmoronado, he cogido el hojaldre que las formaba y he hecho caracolas ¡Quedan guays también!

Ponemos todas las palmeritas - tullidas - caracolas sobre papel de horno en la bandeja del mismo.


Observad el antes y el después del tamaño, para que os hagáis una idea


¡TEMA IMPORTANTE! El hojaldre crece bastante así que dejar hueco suficiente entre las palmeritas. Unos 5  ó 6 cm más o menos.

Ahora viene el momento gochada: calentamos un poco de mantequilla (a ojo) sin que llegue al estado líquido y con un pincel, damos un brochazo a cada palmerita.

Metemos en el horno, que habremos bajado a 170º C y en 15 - 20 minutos, las tenemos hechas.


¿Veis cómo crecen?

Tengo que perfeccionar la técnica de enrolle palmeril

Merendola casera y ligera. No durará ni media hora. Es un vicio.

Días para Todos los Santos: 1. Dulzainas típicas elaboradas: 1. Faltan por elaborar 1. Ya hablé con mi amiga C., que vamos a hacer la merendola santa en su casa, que mejor elaborábamos los buñuelitos de viento en su casa y así los tomamos calentitos.

Espero que disfrutéis de las palmerichis.

BON APPÈTIT!

30.10.12

Dulzainas de Todos los Santos - Parte II y III- A la tercera, va la vencida =)

No os lo vais a creer pero esta segunda parte no ha sido la definitiva en el proceso de elaboración de los dichosos HUESITOS. Ha habido nueva catástrofe; ¿dónde ha estado el error? En el almíbar para la pasta de almendras, para los mazapanes. Al quedarse seco y como a terrones la primera vez, he decidido aumentar la cantidad de almíbar para el mazapán...FRACASO TOTAL.

Pero no todo es negativo en esta segunda intentona: He hecho sin problemas la crema de yema. Con la medidas exactas: Preparamos el almíbar con 100 gr de azúcar y 50 ml de agua; veréis que se vuelve transparente y cuando empiece a hervir, lo retiramos. Vamos añadiéndolo poco a poco a las yemas, que previamente habremos batido y vamos removiendo muy despacio para que las yemas no se cuajen. Cuando hemos vertido todo el almíbar en la yemas, ponemos la mezcla en un cazo y lo calentamos al baño María. Es sumamente importante que vigiléis el calor del fuego, puesto que si la mezcla hierve, se puede cortar y hay que volver a empezar; es mejor ser precavidos y tener paciencia con el shake shake shake señora.


Añadimos poco a poco el almibar, removiendo despacio





Os dejo unos vídeos que he grabado mientras movía la mezcla sin parar. Veréis que va adquiriendo un toque más espeso, como de merenge, muy espumoso. Cuanto más tiempo lo tengáis al baño María, más espesará. Tened en cuenta también que cuando lo retiremos del fuego volverá a espesar. Esta vez he tenido suerte en algún punto de la receta y me ha salido en su punto.


video


Podéis subirle un poco el fuego, para que vaya tomando forma con más velocidad; eso sí precaución para que no hierva...

video


video


No me ha quedado más remedio que, una vez ya hecha la crema de yema,  hacer de nuevo la masa de almendra; así que OTRA VEZ MÁS, he bajado al supermercado a por almendras: la cajera me miraba extraño... Esta vez he decidido comprar las almendras directamente molidas, para que no cupiera duda que que había no ningún fallo en mi molición.

He vuelto a repetir, POR TERCERA VEZ, todo el proceso:

1. Almíbar: 100 ml de agua, 200 gr de azúcar: Esperar que se disuelva, que la mezcla se vuelva transparente y que comience a hervir. Retirar del fuego.
2. Añadir el almíbar a 150 gr de almendra molida
3. Remover en el fuego hasta que la masa comienza a despegarse de las paredes. ¡ECO! Ése es el punto en el que algo te dice que está saliendo bien.
4. Dejar enfriar

Eeeentonces, llegamos al "MOMENTO BOLITA", ¿recordáis?

¡Qué gran momento!

Previamente, habremos espolvoreado con azúcar galcé toda la superficie

Y ahora llegamos al momento de utilizar el rodillo. Yo apenas utilizo mi rodillo, ¿vosotros? Me hace ilusión cuando lo tengo que emplear para algo; hace como reafirmarme en mi actitud cocinillas y me siento más "profesional". Qué estupidez.

Amasamos el mazapán con rodillo pro

Vamos estirando bien el mazapán de forma que quede repartida toda la masa. Habremos de estirarla hasta que tenga aproximadamente 1 ó 2 mm de grosor.




Y con un cuchillo afilado, procedemos a cortar la masa estirada, en porciones rectangulares, de unos 2 x 4 cm y posteriormente lo enrollaremos en algún palo, tipo lápiz, palillo chino o algún mango de cuchara.


Este trozo se dividiría en dos
Yo he empleado una cuchara de palo

La persona que diga que hacer Huesitos de Santo es fácil, está equivocada, desde mi punto de vista. Es de lo más laborioso, pero sin duda alguna, lo más complicado es hacer la especie de tubo de mazapán, sin que se resquebraje la masa y, claro está, luego sacarla del palo. Para evitar esto, antes de enrollar la masa, espolvorearemos de azúcar glacé el trocito a envolver, así facilitamos el gesto de deslizarla por el dichoso palito.

Así van quedando los huesitos: unos mejor, otros peor.

Cuando he llegado a mi punto álgido de desesperación (de tanto hacer tubitos) he ideado una nueva dulzaina para estas fechas tan señalas: Ojitos saltones de Santo. Aquí os adjunto una foto del proceso de creación ocular:

Hacemos una bolita, como de plasti, y le marcamos un agujero con el palo

Es un proceso mucho más sencillo, además creo que no queda tan empalagoso, porque desde luego, cada Huesito de Santo es un buen chute de puro azúcar.

Con la crema de yema, que me salió bien, y que ya se habrá enfriado, rellenaremos los huesitos. ¿Cómo lo haremos? Pues bien, yo me he creado una manga pastelera con una bolsita de congelación (llenándola de la crema y cortando un pequeño agujero en el pico). Apretamos la bolsa, como haríamos con cualquier manga, y vamos rellenando los huesitos de crema.

Do it Yourself (DIY)
Así me ha quedado finalmente nuestra dulzaina santa:




Y....de nuevo: ¡A limpiar la cocina!

A decir verdad, después de todo el sufrimiento para hacer los Huesitos de Santo, no me han quedado nada mal: están muy ricos, pero los llevaré a una merienda de amigas, para que engorden ellas y no yo :P Ésta ha sido una experiencia gratificante, de superación y realización. Al principio pensé en no contar nada sobre mis fracasos en la cocina, pero luego pensé que era no ser franca conmigo misma. He querido haceros partícipes de mis errores, que espero que también os sean constructivos.

Me entra la risa al evaluar estos dos últimos posts: desde luego, después de leerlos, no habrá mucha gente que se decida a hacer esta receta (tras mis comentarios y maldiciones).

Para el que ose a hacerlos:

QUE LA SUERTE TE ACOMPAÑE

29.10.12

Dulzainas de Todos los Santos - Parte I "De cómo la almendra molida se convirtió en plastón"

Hoy empiezo a escribir mi nuevo artículo en el metro, un lugar idóneo para dar rienda suelta a nuestros pensamientos e ideas y meditar. Me llaman la atención unos chicos jóvenes, como de mi edad; son tres, dos chicos y una chica; bien vestidos, con mochilas y una inmensa pancarta roja enrollada. ¿Van a manifestarse? Hacen muy bien, esto es insostenible. Hay que luchar por este país que parece resquebrajarse. Lo que más me llama la atención es que se ponen a hablar en inglés con la chica, que parece foránea (un inglés muy bueno); y van con una actitud calmada, sosegada, organizando su actuación: "tiene que haber dos personas repartiendo pegatinas, nosotros vamos con la pancarta"...Son personas que luchan por sus derechos en España, que quieren un futuro en el país donde nacieron. Quizás suene mi tono un poco político y social

Siendo conscientes de que el nombre de nuestro blog taller The Food Workshop es la principal víctima de la primacía del mundo anglosajón, hoy proponemos reivindicar nuestra tradición, hoy vamos a hacer boicot al Halloween y os voy a contar ¡qué vamos a hacer!



DULZAINAS DE TODOS LOS SANTOS

No queremos calabazas

Fuente: pinterest.com

No queremos trick or threat

Fuente: allieiswired.com

 No queremos brujas, no queremos momias, no queremos zombies...

NO QUEREMOS THRILLER...



QUEREMOS....



Huesitos de Santo

.Así se supone que deben quedar. Fuente: www.wikipedia.org

 {Ingredientes pra el mazapán}
- 200 gr de azúcar
- 150 gr de almendras molidas
- 100 ml de agua
- Azúcar Glacé

{Para la yema}
- 100 gr de azúcar
- 4 yemas de huevo
- 50 ml de agua

Queridos lectores, qué día tan feliz, qué alegría, que alboroto; allí voy yo al supermercado a comprar los ingredientes para mis huesitos de santo: las almendras, el azúcar glacé...¡Ah! La mantequilla para los buñuelos (que haremos como segunda opción de dulzainas santeras)...

Llego a casa y empiezo a sacar todos los utensilios que voy a necesitar: el peso, cazos, mi mega fantástica batidora trituradora...Lalará Lalará...Lo primero de todo es hacer un almíbar fuerte; ¡un almíbar fuerte! No uno flojo, o a punto de hebra, no...FUERTE.

Azúcar para el almíbar
Trituro las almendras

Pongo las cantidades precisas de agua y azúcar y dejo que se cueza; es importante no removerlo y con un pincel raspar las paredes del cazo para que no se cristalice el azúcar. Qué hacendosa estoy, sigo todos los pasos. Mientras se va haciendo el almíbar, trituro las almendritas y las reservo en un cuenco. Pongo otro cazo para un segundo almíbar, que habrá de ir en la crema de yema (que va dentro de los huesitos). Saco cuatro huevos de la nevera, separo las claras, bato las yemas...Perfecto. Todo parece marchar bien...pero no...Me espera un complot almibarero.

Todo parece desarrollarse con normalidad pero...
                                                .....................................................................
                                                  ................................................................
                                                    ..........................................................
                                                       ...................................................
                                                         ..............................................
                                                              .....................................
                                                                  ..............................
                                                                     ........................
                                                                       ....................
                                                                            3, 2, 1

¡COMPLOT!

El almíbar se cristaliza echando por tierra mi receta...=(

 El almíbar destinado para las yemas consigue su punto antes, puesto que tiene menos cantidad de agua y azúcar y lo saco del fuego; cojo el cuenco con las yemas y cuando me vuelvo a por el almíbar...¡HORROR! Se había solidificado y convertido en azúcar de nuevo...No sé qué hice mal...¿Lo dejé demasiado tiempo? ¿Cómo sé que está fuerte o a punto de hebra? Qué fracaso...Bueno Teresa, no importa: hazlo de nuevo; coge otro cazo pon las cantidades de azúcar y agua y empieza otra vez a hacer el almíbar para las yemas.

Mientras voy preprarando el nuevo almíbar por segunda vez, el almíbar destinado a las almendras molidas seguía cociéndose; ya había empezado a salirle espumilla, pero, qué queréis que os diga, la textura no me indicaba que estuviera precisamente fuerte, así que lo dejé haciendo. Cuando pasó otro rato y vi que había adquirido más consistencia, lo vertí en las almendras molidas...¡ERROR!

Esto no tiene pinta de masa...=__(

 No sé qué reacción química pasó, que planetas se alinearon o quizás mis manos no sean muy santas para dulzainas en esta época, pero la masa no cuajó; se hicieron terrones de almendra imposibles de amasar, ni de formar un único cuerpo de masa, era todo polvo y terrones...¿Que qué se me ocurrió? ¿Y si le echo agua?

Plastón de todos los santos =______O

No Tere...lo has hecho mal, desde el principio; lo único que he conseguido añadiéndole más agua es crear una especie de vómito de almendras que no lleva a ningún sitio.

Ingredientes perdidos:

150 gr de almendras molidas
300 gr de azúcar (de los los almíbares)
150 gr de agua (de lo mismo)

Ni siquiera he pasado la fase de poner las yemas al baño María.

Esto es una prueba...no desistiré...Aunque tenga que tirar mil masas vómito, aunque tenga que limpiar 8000 veces la cocina y las cazuelas...¡RESISTIRÉ!

Recogeré la cocina 10000 de veces si es preciso

Fregaré mi batidora trituradora supersónica 80000 millones de veces...¡PERO HARÉ LOS HUESITOS!


¡RESISTIRÉ!


Esta tarde vuelvo a bajar al supermercado a por las almendras...De todas formas, tengo los buñuelos como vía de escape =) Y voy a empaparme de tutoriales sobre el almíbar.

Quedan: 2 días y 1/2 para el día de Todos los Santos; tengo muchas horas aún de prueba y error.

Tranquila, Teresa, tranquila...Puedes hacerlo.

Pasados estos acontecimientos, yo me planteo....

¿Curso nocturno en Cordon Bleu?

Tengo que aprender todavía muchas bases culinarias...

Algo más económico...

¿Por qué no? La Cocina Completa de la Marquesa de Parabere será mi aliado fiel a partir de ahora.
25 € en la casa del libro ¡lectura obligada para todos los cocinitas!


 ESTA NOCHE: DULZAINAS DE TODOS LOS SANTOS - Parte II: "De cómo Teresa venció a la masa almendrada".

No todo va a ser sonrisitas y buen rollo. En la cocina no siempre sale todo a la perfección, la mayoría de las veces de cometen fallos y quieros haceros partícipes de los mismos, para que aprendáis de ellos, como yo. Espero que esta noche todo salga a pedir de boca...

PD: Si alguien le tiene pillado el truco al almíbar y quier explicármelo...¡lo adoraré!


26.10.12

Una chica divina...en la oficina. ¡Tentáculos al poder!

Partir de comida en la oficina y proseguir con una buena receta del pulpo para vuestro deleite findesemanero es el eje perfecto para desarrollar el post de hoy. ¿Que de qué os voy a hablar? Os voy a dar buenas ideas para comer en la oficina sin dejaros los cuartos en el bar de abajo y os propongo un plato riquísimo para este fin de semana. Espero que lo disfrutéis.


La oficina...¡QUÉ LUGAR! Sin saber por qué se convierte en tu segunda casa, sin que quieras que así sea, pero llega a serlo. Pasamos una media de 40 horas en ella, entre cuatro paredes más o menos acogedoras (normalmente menos), sin pisar la calle, perdiendo horas de luz y, sí todos sabemos que sí, alienándonos.


Fuente: jesuslechuga.com

¡HOY ES VIERNES! ¿A que el ambiente ha cambiado de repente? Todos sonríen, están felices y no dejan de mirar el reloj, deseosos de que lleguen las 15:00h (los que tienen esa suerte). Aunque hoy estemos frente a frente al fin de semana quiero escribiros y recomendaros trucos y tretas para hacer de vuestro pack lunch algo delicioso y que, al menos, eso os alegre el día.

Primero, unas recomendaciones sobre la comida oficinera: Amad vuestro tupper sobre todas las cosas.

- Si os hacéis algo rico y sabroso estaréis más felices: no os castegéis.

- No aliñéis las ensaladas en casa: ERROR. Podéis haceros con los míticos botecitos de aceite y vinagre que regalan en muchos bares y restaurantes o bien comprad entre varios unos botes grandes y los tenéis allí. Seguro que más de uno ha tenido la experiencia de ir a la nevera de la ofi, buscar el tupper en medio de miles de bolsas, cajas y botellas, encontrarlo, abrirlo con ansia y...OHHHHH ¡¡¡Lechuga lamiosa!!! Asqueroso.

- Los sandwiches: no tienen por qué ser alimentos engordantes. Todo depente:
1. del pan
2. del relleno
Es lógico. Apúntate a los sándwiches saludables y originales. Eso sí, tampoco abuses. ¿Por qué no un día a la semana?

- Carnes asadas y cocidas. Mirad el post de Milky Meat; es una receta súper fácil, la carne queda muy buena y no hay por qué tomarla caliente. Puedes cocinarte un buen trozo y lo vas cortando en lonchas. Está súper rica con mermelada de frambuesa y también con sal gruesa.

- Toma mucha fruta, mucha fruta fresca. Comer demasiado en la oficina provoca fatiga y sueño: la hora H (16:00) es una pesadilla. Por eso, es importante comer algo muy ligero que no nos aplatane; eso de irnos al menú de primero, segundo, postre, café, copa y puro es lo peor que puede haber para el rendimiento.

- No abuses de bebidas carbonatadas; la burbujas con lo peor para estar sentado un largo rato. ¿Alternativa? Bebe mucha agua para evitar cansancio y hazte infusiones que ayudan a despertarte pero no te ponen histérico como el café.

- Caramelitos. Es un buen remedio para aportar glucosa al cerebro. Tened siempre a mano, para momentos de stress y tensión y para esos ratos interminables antes de la comida, en los que tu cuerpo te pide un buey.

- Fiambres. Pavo, jamón york, lomo de sajonia...Son alimentos bajísimos en grasas, súper ligeros y fáciles de preparar.

- Huevos duros. Bien en ensalada o bien enteros; si consigues darles el punto perfecto de cocción, están súper jugosos y llenan mucho el estómago: pura proteina.

- Arándanos: son un snack muy rico y ayer leí que ayudan a quemar grasas del abdomen. Va a ser mi aliado.

Último consejo:

- SAL. Sal, sal, sal...Pero no para el aliño. SAL A LA CALLE. Aíreate, date un paseo, camina. Liberar tu mente de las movias del curro es fundamental para descansar y para volver a la oficina con más energía. Si tienes un parque cercano: vete, siéntate en un banco al sol y deleitate con el tupper. Estar 8 horas en la ofi sin tomar el aire deprime y agobia. Disfruta de los días buenos y toma el sol, que te carga de energía positiva. (Hombre si está diluviando tampoco te machaques - no pasa nada por comer en la oficina-). Hazme caso.

Fuente: tinywhitedaisies.tumblr.com ¿Demasiado idílico? Sí, lo sé

Parece fácil, pero no lo es. El hecho de comer en la oficina es para algunos una carga insoportable: o bien para su bolsillo, porque se deja el sueldo en menús del día, o bien para su creatividad cocinera. No caigáis en alimentos precocinados, ni en cadenas de comida rápida. Si el domingo os organizáis los menús de la semana y os hacéis con los ingredientes, basta con dedicarle media horita el día de antes. Os voy a dar algunas ideas de menú oficiniero para animaros un poco:

{Ensaladas}

- De pasta: con cualquier cosa que tengáis en la nevera van perfectas. Os doy mi receta favorita: lacitos con trozos de manzana, piña en su jugo, jamón de york y queso. Para la salsa podéis mezclar mayonesa con el jugo de la piña, rabjándola hasta que quede líquida. Está buenísima.

- Endibias: Cortadas a trocitos, con pasas, nueces y salsa roquefort: derrite queso roquefort  y mézclalo con el queso fresco batido 0% (lo hay en Mercadona) y añádelo a la salsa. Riquísimo.

- Escarola: con trozos de melocotón a la plancha y con queso que cabra. Para el aliño, puedes mezclar miel con mostaza y aceite y moverlo bien.

- César: añádele a la lechuga trozos de pollo, queso y pan frito y tienes el alimento del día, en un solo plato.

- De frutas: ¿por qué no lechuga con fruta? mézclala con uvas rojas, gajos de mandarina, piña, fresa y puedes añadirle también pavo y queso. Intenta hacerte los platos lo más completo posible.

- Verduras: brócoli, cebolla morada, tomatitos cherry y langostinos. Tómtaleas frías y aliñadas, ya verás qué buenas.

{Sandwichitos} Yo los hago con pan integral, de centeno o de cereales.

Fuente: comocomecami.com

Fuente:paulinefashionblog.com

Some inspiration...

- Salmón y queso batido 0%. Espolvoréale eneldo para darle alegría.

- Rúcula, queso azul y pasas.

- Lacón y compota de manzana

- Lonchas de pollo y mostaza

- Pepinos en rodajas y queso batido. El más british.

- Cebolla caramelizada y queso brie. No pongas mucha cantidad de cebolla, que se cae; tampoco la pongas caliente en el pan que se pone blando y se rompe.

- Mozarella, rúcula y jamón serrano.

Fuente: tarteletteblog.com

Ahora en serio, curiosead la receta de la Milky Meat y os alegraréis en vuestra vida de haberla descubierto.

Voy a cambiar radicalmente de tercio en cuanto a tema. Hoy estoy contenta, el blog va avanzando poco a poco y lo voy desarrollando como a mí me gusta. Quiero darle forma como el blog del micro catering que estoy desarrollando con la ayuda de una gran amiga que me da mucas ideas. ¡Es otra Teresa! de ahí su nomre: Teresa pon la mesa. Aún está muy destartalada la página, estamos con el diseño, la confección de la carta, ensayando postres y recetas...pero os animo a que la visitéis y estéis al loro de los cambios que va habiendo.

Ayer me escribía una antigua profesora de la universidad para participar en una sección de emprendedores del periódico on line de la uni. ¡Estoy muy ilusionada! Gracias H. Ya os iré adelantando cosas, pero hoy quiero explicaros qué son las SESIONES ZAMPONAS. Ayer se lo explicaba a otra amiga, mi querida P. que vino a visitarme.

La idea de las Sesiones Zamponas es simple:
"Dar a conocer nuestros productos por un precio asequible"

Nuestros clientes superan la barrera del miedo de no saber cómo son
nuestros platos.

Nosotros recibimos feedback para mejorar e innovar nuestras recetas


El concepto se basa en reunir a un grupo de personas interesadas, que tengan relación (de 5 a 7 pax), ofrecedles un pequeño menú degustación: merendola en un punto común: la casa de cualquiera, un parque, la oficina...Nosotros contamos cómo trabajamos, damos nuestra carta de precios, proponemos ideas y transmitimos la filosofía de Teresa pon la mesa y el grupo nos da su visión, su opinión, sus ideas, qué buscan.

Lo mejor es que hacemos un pequeño reportaje de la SESIÓN ZAMPONA y así el grupo participa del concepto siendo protagonista en nuestro blog.

¿Qué os parece la idea? ¿Os animáis? Puede ser un buen plan para una tarde lánguida de domingo. =)
Para concertar una SESIÓN ZAMPONA, llámanos al 608218197 o escríbenos a teresaponlamesacatering@gmail.com ¡A ZAMPAR!


Hoy vamos a cerrar el blog con una receta muy galleguiña. Vamos a preparar un pulpo cocido; luego lo podéis preparar como más os guste: en aliño, a la gallega, frito, con arroz...

Fuente: http://awelltraveledwoman.com/ Es preciosa esta foto, ¿verdad?

Os explico el por qué de colgar los pulpos al sol, como si fueran un cancetín.La razón no es otra que la conservación. Antes de que existieran congeladores había dos formas de conservar los alimentos: mediante salazón o secándolos al sol (de ahí los frutos secos: uvas pasas, melocotones, tomates...). El pulpo se ponía al sol en invierno, se secaba y así se conservaba; luego, sólo había que ponerlo en agua hirviendo, como si estuviese acabado de pescar. Si algún día os veis en la necesidad, ya sabéis cómo conservar un pulpo.


Fuente: google.nl

PULPO COCIDO

Ingredientes:

- 1 pulpo de 2 kilos
- 4 patatas (si lo vais a hacer a la gallega)
- 3 hojas de laurel
- Agua



Para mí, el laurel da un sabor extraordinario en las cocciones

Cocción:

Poner en el fuego una olla grande (lo ideal es que sea de cobre) con agua suficiente para que quepa el animal. Añadimos las hojas de laurel. Cuando rompa a hervir el agua echamos las patatas y a continuación el pulpo.

Un truco para que las patas queden bien recogidas y enrolladas es coger el pulpo boca abajo, por la cabeza y sumergir únicamente las patas (veréis que se enrollan sobre sí mismas). Volvemos a sacarlas del agua y las volvemos a meter y así en repetidas ocasiones hasta que se hayan enrollado sobre sí mismas y luego sea más fácil la manipulación y corte del pulpo. Mirad cómo lo hacen en Pescaderías Coruñesas.


El humo no deja ver con claridad. Yo lo cocí una media hora: 1 kg y 1/2 de pulpo

Tenéis que pensar que por cada kilo, el pulpo debe estar cociendo 15 - 20 minutos aproximadamente. Así os resultará fácil calcular el tiempo exacto. Para saber sí está en su punto, con un pincho lo pincháis y si éste entra fácilmente es que el pulpo está cocido; si no, hay que dejarlo unos minutos más.

En cuanto a las patatas, cogerán un sabor espectacular si las cocéis a la misma vez que el pulpo. Luego las cortáis o desmenuzáis, haciendo una cama. Cortáis los tentáculos del pulpo en rodajas y le ponéis sal gorda y pimentón. Está de muerte.


Espero que mi receta de hoy os haya aclarado cómo hacer un buen pulpo; a mí me costó varias intentonas de pulpos excesivamente cocidos y secos. La clave es 1 kg: 15 mins. Eso sí, os recomiendo hacerlo en un buen fuego, que no se venga abajo (con las vitros suele pasar eso). Tengo clarísimo que cuando me haga mi cocina a medida me voy a poner un fuego de bruja para cocina con caldero: no soporto las vitrocerámicas, ni sucedáneos: nada como el fuego y la plancha sobre el fuego. ¡Ah! y la barbacoa. Ahora que sale a relucir la BBQ, probé en un famoso restaurante de Madrid: El Telégrafo, un pulpo a la brasa...No tengo palabras. Yo de momento no tengo BBQ, pero pienso hacerlo en cuanto tenga una a mano. ¡Qué cosa más deliciosa!

Con estas líneas me despido del post de hoy. Este fin de semana voy a Valencia y a Jávea, ya os contaré mi experiencia gastronómica: prometo un post al arroz valencià. ¡Tengo fecha cerrada ya para el arroz caldoso con mi amiga P! Próximo jueves a medio día. Subiremos fotos...

Que paséis un estupendo fin de semana y disfrutéis comiendo. Daros vuestro tiempo, desayunad sin prisas, disfrutad del sabor de café y del pan tostado. Cocinad con mimo, reunid a la gente en torno a la cocina. No hay nada como el hogar de una casa, ¡que es la cocina! ¿Por qué todas las reuniones, fiestas y cenas terminan en la cocina? Tiene algo que atrapa.

¡Feliz fin de semana!

Os dejo un post del blog Número Cero sobre sitios para desayunar en Madrid este fin de semana y disfrutar de una buena lectura.

Disfrutad de los rincones de casa. Descansad. Sestead.
Coged un buen libro y soñad.